Galletas de mantequilla

Por varias razones que ya comentaré, hace tiempo que  no he publicado nada en el blog. Sin embargo, es por este tipo de situaciones por las que me encantó la idea de unirme desde el principio de mi andada bloguera al movimiento “Slowblogging”, porque creo en esta actividad como algo para enriquecer, a quien lo hace y con quien lo comparte. Nunca he sentido este blog como algo que me esclavice o me ahogue o como una serie rutinaria de publicaciones sin sustancia. Mi filosofía para este espacio ha sido siempre la de aportar y compartir mis pasos como madre experimental y/o experimentadora y poder compartir con algunos otros padres.

No obstante, nuestras actividades en casa no han parado!!! Dios mio… han aumentado bastante… la verdad es que muuuchas veces me encantaría poder escribir un artículo de lo que hacemos cada día, pero como siempre digo, mis días son tan intensos que no me dejan tiempo para hacerlo y… sin mis días, no habría blog… Así que, habrá que tomárselo con paciencia y llegar hasta done se pueda…

Pues bien, hoy hemos podido, y, por eso, queremos compartir la receta de galletas de mantequilla que hemos hecho. Tras ver varios vídeos, hemos optado por esta y, la verdad, hemos acertado. Estaban buenísimas y lo hemos pasado en grande.






Es fácil, la pueden hacer los peques solos casi al 100%. Había probado otras recetas, pero al cortar la masa para darle forma, la masa se desgranaba, y eso crea mucha tensión en los peques cuando tienen tanta ilusión en hacer sus galletas y ven que se les rompe cada figura. Pues bien, con esta receta no se rompen!! Es rápida, no mancha, es amena y divertida y… están riquísimas!!! 

Me encanta este tipo de actividades porque están activos, pero se relajan. Trabajan la concentración, la psicomotricidad fina, se esfuerzan por un buen acabado, ponen toda su imaginación y creatividad y también desarrollan el trabajo en equipo, la toma de decisiones y la iniciativa.

Los ingredientes son pocos y sencillos y seguro que siempre hay en casa:





100 gr de azúcar
200 gr mantequilla
1 huevo
350 gr harina



  • Las recetas que hemos visto, usaban la mantequilla a temperatura ambiente y la iban mezclando con el azúcar, pero como está un poco duro para los peques, he decidido derretirla… y el azúcar se disuelve de maravilla.
  • En todas utilizaban azúcar glas, pero como se trata de simplificar, y teníamos la mantequilla derretida, se ha disuelto enseguida y queda totalmente repartida.
  • Para esta ocasión hemos utilizado azúcar blanca, pero la próxima las haremos con azúcar moreno. Hay que echar un poquito más de cantidad para conseguir el mismo dulzor.
  • Opcionalmente puedes aromatizar con vainilla o algún otro aditivo, nosotros las hemos hecho naturales.


ELABORACIÓN. Calentar primero el horno a 180º




1.     Mezclar el azúcar con la mantequilla derretida y remover






2.    Agregar el huevo y remover hasta que esté todo bien mezclado




3.    Ir añadiendo el harina poco a poco hasta echarla toda y remover hasta que sea una masa homogénea

4.    Al principio puedes usar una paleta o cuchara para remover, cuando hay mucha harina, es más fácil usar las manos



5.    Meter la masa en una bolsa para alimentos o envolverla en papel film y dejarla una hora en el frigorífico para que se endurezca

6.    Tras ese tiempo la masa está lista para modelarla o cortarla

7.    Enharinas la mesa de trabajo, haces una bola con la masa y la estiras con un rodillo hasta que tenga un grosor máximo de un cm
8.    Para cortar tus galletas podéis usar moldes de repostería, los moldes de la plastilina
 ( previamente lavados), un vaso o incluso pueden hacer bolitas pequeñas con las manos y luego aplanarlas para dar la forma a las galletas.



     


Al meter las galletas en el horno baja la temperatura a unos 100º, dependiendo de cada aparato. En unos 15 min tendrás la primera horneada.

Déjalas sobre una rejilla o rallador, de manera que se enfríen bien.

Tras una tanda de galletas, los peques estaban deseando decorarlas, pero no teníamos clara de huevo pasteurizada en casa. Así que se nos ha ocurrido colorear directamente la masa. No soy nada fan de estos potingues, pero la verdad es que de vez en cuando les hace mucha ilusión y fomentas su pasión por la cocina y la creatividad. 

Este ha sido el resultado. 


Hemos colocado el colorante alimenticio directamente sobre la masa

Hemos amasado bien hasta que hemos obtenido el color deseado 

Y... voilà! Pero no hay que hornearlo demasiado para que no se queme el color



Mientras se hornean van vigilando si se doran o no… el olor… están impacientes por probar el resultado…

Cuando las sacan se vuelven locos… buscan las formas que ha cortado cada uno… quieren probarlas ya…

Ya verás lo ricas que están… qué satisfacción!!!


Esperamos que os gusten y nos mandéis vuestra experiencia!! A disfrutar!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Me encanta recibir vuestros comentarios. Me hace mucha ilusión porque las personas y las experiencias son la esencia de este blog.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...